Saltar al contenido
Quiero ser libre

Cuándo vender una acción de tu portafolio

Cuándo vender acciones

Respecto al mundo de las inversiones, suele haber una máxima, y es que solemos prestar mucha menos atención a cuándo vender una acción de nuestro portafolio que a cuándo comprarla. Este hecho suele derivar en la clásica pregunta que nos hacemos, producto de tantas dudas que tenemos, que no es sino: «¿Cuándo debería vender mis acciones?». Hoy vamos a hablar de eso.

Te puede interesar: la bola de nieve de los dividendos.

La estrategia te dirá cuándo vender acciones

Por supuesto, cada persona tendrá una visión de cuándo debería vender las acciones que posee de una compañía de acuerda a la estrategia con la que opere. Por ejemplo, bien es sabido que Warren Buffett no suele usar un stop loss, sino que cuando compra algo, lo hace con la idea de soportar los vaivenes del mercado. No importa si este baja, Warren no venderá sus acciones.

Eso sí, no usar stop loss no quiere decir que no las venda nunca. Y digo esto porque antes de comprar acciones de una compañía, el «oráculo de Omaha» y su equipo habrán realizado un exhaustivo análisis de la viabilidad del negocio y su potencial a largo plazo. Por lo tanto, el único motivo real de venta estará marcado porque la empresa deje de mostrar el potencial que tenía y que su modelo de negocio esté amenazado.

El modelo de negocio

Y aunque no estamos aquí para hablar de las estrategias del bueno de Warren, citarlo sirve de ejemplo para comprender el primer motivo por el que hay que vender una empresa sí o sí: que su modelo de negocio se vea amenazado y deje de ofrecer los motivos que te hicieron comprarla. Así de simple.

Deberás preguntarte: «¿Cuáles son los criterios que normalmente sigo cuando voy a comprar acciones de una empresa?»; y ver si esos criterios se fueron al traste. Y, sobre todo, me refiero a criterios fundamentales, ya sean ventas, ganancias por acción, P/E ratio, pero, especialmente, que su modelo de negocio se esté quedando obsoleto, probablemente, el mayor motivo que te puede dejar claro cuándo vender una acción.

La empresa corta el dividendo

Los dividendos son la forma ideal de recompensar a los accionistas de una empresa. Los accionistas, a su vez, proporcionan capital y estabilidad que, unido al buen hacer de los dirigentes, contribuyen al crecimiento de la compañía de cara al futuro.

Por mi parte, suelo defender la inversión en empresas con dividendo creciente por muchos motivos, por lo que si una empresa decide cortar el dividendo, esto puede ser un motivo suficiente para vender las acciones que tengas de esa empresa.

¿El motivo? Si la empresa decide cortar el dividendo es que algo no va bien. Si no tienen dinero, lo primero que harán será cortar el dividendo, además de frenar la inversión de cara al crecimiento futuro. Y esto es algo que una compañía no suele hacer así como así. Un corte de dividendo suele suponer un decrecimiento de ventas y beneficios, y es el resultado de malas perspectivas de crecimiento futuro, clave para la revalorización del activo.

Por supuesto, un corte de dividendo durante la crisis del COVID-19 puede ser entendible, y no entraría dentro de este apartado, ya que es difícil hacer dinero si tu negocio está cerrado.

Exceso de exposición a una sola empresa

El último motivo que consideraría a la hora de vender una acción estaría relacionado con tener un exceso de exposición a una sola empresa en mi portafolio. En términos de importancia, considero este criterio bastante menos importante que los anteriores, sobre todo teniendo en cuenta que siempre se puede aprovechar el momentum del buen comportamiento de una acción y se puede ser más flexible con ella por este motivo.

El caso es que si queremos tener un portafolio estable y menos propenso al riesgo, considero que una acción no debería suponer un gran porcentaje del total de nuestro portafolio. Y aunque nosotros procuremos que esto sea así, siempre es posible (y deseable) que el precio de una acción haya crecido tanto que comience a tener un peso excesivo en nuestra cartera, motivo por el cuál me plantearía vender sus acciones.

En estos casos, también te puedes plantear el uso de un trailing stop, el cual te librará del peso de vender y te puede ayudar a ganar más dinero si la acción sigue revalorizándose.

Y esto ha sido todo por hoy. Espero que te sean de utilidad mis consejos sobre cuándo vender una acción de tu cartera y que los puedas poner en práctica en tu estrategia de inversión. Un abrazo.

>