Saltar al contenido
Quiero ser libre

Viajar a China

Viajar a China son palabras mayores. Para muchos, como para mí, era un sueño que tenía desde que era niño. Visitar el país de los dragones, del kung fu, de los ricos platos al wok de fideos o arroz, de la milenaria cultura de las dinastías, de la filosofía taoísta del viejo Lao Tse o de Confucio, de paisajes cambiantes y exhuberantes, de espiritualidad y de ardua disciplina… y así podría seguir durante un buen rato. Y como me apasiona este país me encanta escribir sobre mis viajes a China y poder ayudarte a ti con los tuyos. No te pierdas mis guías de viaje a China con los mejores consejos y tours. Si vas a viajar a China, llévate la mejor información.

Viajé alrededor de China con mi mochila durante más de 1 mes

Como has leído más arriba, para mí China es un destino extremadamente especial. No podía ser un viaje normal, y no lo fue. Lo que no podía imaginar es que iba a ser tan absolutamente increíble. Así, en mi primer viaje a China, allá por el año 2011, me armé de mi mochila y me recorrí el gigante país asiático a bordo de trenes y buses durante casi 40 días. Un primer contacto irrepetible que dejó una huella profunda en mi currículum viajero. Viajar a China ya era una realidad.

«Viajar a China era un sueño que tenía desde que era niño»

Alberto P.
Viajar a China Beijing
Viajar a China era un sueño, y lo hice realidad con creces

Todo tipo de vivencias y anécdotas me acompañaron esos días. Experiencias que me hicieron conocedor de primera mano del país asiático para ayudar a otros viajeros en su viaje.

Mi avión recorrió medio mundo hasta aterrizar en el puerto fragante de Hong Kong .

Me encaminé en trenes hacia el nordeste que me llevó a Beijing, no sin antes conocer algunas de las ciudades más importantes del extremo oriental chino y la Perla de Oriente.

Fui pasajero del tren de Beijing a Lhasa, en el Tíbet. 44 horas de viaje compartiendo litera con toda clase de personas locales hasta el reino de las nieves eternas.

Montañas taoistas y ciudades medievales fueron testigos de mi presencia.

Templos y santuarios me acogieron como a un hijo.

Viajar a China barato
En la ciudad de Lhasa, Tíbet.

Pequeños restaurantes supieron de mi voracidad por la comida china 😉

Y ahora me tienes a tu disposición para ayudarte con tus viajes a China.

>