Saltar al contenido
Quiero ser libre

La estrategia de la bola de nieve para vivir de dividendos y retirarte joven

Vivir de dividendos crecientes

La estrategia de la bola de nieve se hizo famosa hace unos años como forma elegida por algunas personas para vivir de dividendos, generar ingresos pasivos y retirarse jóvenes. Y aunque no se trata sino del interés compuesto aplicado a los beneficios, la metáfora usada para reflejar el proceso es más que elocuente.

Una bola de nieve gigante empieza con unos pocos copos

Esta estrategia comienza desde lo más bajo. Es lo bueno que tiene, que sirve para todo el mundo. Y si ya tienes un buen dinero, mejor, tu bola de nieve ya estará empezada. Sea cual sea tu caso, solo tienes que hacerla rodar.

Pero como pasa con el primer tramo de recorrido de la bola, el progreso será lento, muy lento. Al principio, es una cuestión más de disciplina y sacrificio que de disfrutar de tus ingresos pasivos. Tienes que pensar a largo plazo.

Estrategia bola de nieve dividendos
Empieza con poco; piensa a largo plazo

Y para que crezca, tienes que añadir dinero. Así de simple. La bola no va a crecer sola cuando es muy pequeña, por lo tanto, se va a nutrir de tu poder de ahorro proveniente de tu trabajo o de tu empresa.

Así que, cuanto más dinero ganes y más seas capaz de ahorrar para invertir, más rápido crecerá tu bola. Consulta aquí mis estrategias para empezar a ahorrar dinero.

Invierte en acciones de dividendo fiable y creciente y haz rodar la bola

Cuando empiezas a invertir en acciones de gran calidad, que reparten un dividendo que va aumentando con los años, tienes, de repente, una fuente de ingresos pasivos. Estos ingresos, aunque pequeños al principio, deberán usarse para comprar más acciones y seguir alimentando la bola. Algunas de esas acciones, de hecho, no las venderás nunca, o casi nunca.

Y si sigues de forma rigurosa usando tus ahorros para comprar más acciones, junto con los dividendos que vas ganando, esta bola se irá haciendo cada vez más grande.

Pongamos un ejemplo:

  • Imagina que tienes 10 000 $, los cuales los usas para comprar acciones que cumplen con los requisitos de otorgar un dividendo fiable y creciente.
  • Ahora pongamos que vas a conseguir un 3,5 % anual de beneficio en dividendos (sin contar con la revalorización de las acciones), pura y llanamente de forma pasiva. Tendrías, entonces, al final del año unos 350 $ de dinero absolutamente pasivo.
  • Ahora, supongamos que vas a reinvertir cada año unos 10 000 $ más, a los que les vamos a añadir los 350 $ de dividendos que ganamos. Entonces, empezamos el nuevo año con 20 350 $.
  • ¿Cuánto dinero pasivo habremos ganado el próximo año si consideramos siempre un 3,5 %? Pues 712,25 $.

Si miramos el ejemplo, el efecto de la bola de nieve acaba de empezar. Pero esto solo es el comienzo. Entonces, ahora imagina que hacemos este proceso durante 10 años. ¿Cuanto dinero tendríamos?

  • Usando la calculadora de interés compuesto de dividendladder, podemos ver que, tras 10 años haciendo exactamente lo mismo, tendríamos invertidos 131 805,23 $, que nos generarían en ese año unos dividendos totalmente pasivos de 4613,18 $.
  • ¿Y si hacemos lo mismo durante 20 años? Pues tendríamos 304 567,04 $, que nos darían 10 659,85 $, que es un dinero que nos permitiría vivir aceptablemente en muchos países sin tener que trabajar.

Sí, supongo que estarás pensando en que es mucho tiempo, pero te voy a plantear dos cosas:

  1. Si empezaras con 20 años, con 40 ya te podrías jubilar.
  2. ¿Y si contamos la subida en los precios de las acciones?

Contemos con que las acciones subirán de precio

Si tenemos en cuenta que las acciones deberían subir al menos un 7 % al año, de media, y siempre y cuando las elijas bien; podemos asumir que en total, entre la subida y los dividendos, el mercado rendirá un 10 % anual (7 % + 3,5 %, aproximadamente), más o menos. Por lo tanto, todo se acelerará.

Para ello, vamos a usar la calculadora de moneychimp. Pongamos lo mismo: empezamos con 10 000 $ añadimos 10 000 $ al año y contamos 10 años. Total: 199 197,10 $. Ese será el precio que tengan tus acciones en ese momento. Son casi 70 000 $ más que antes de contar la valoración. Todo ello, por supuesto, sin tener en cuenta los impuestos, la subida de los dividendos o la posibilidad de reinvertir cada mes en lugar de cada año.

Vivir de dividendos pasivos
¿Cuánto tiempo necesitarás para vivir la vida que deseas?

Calcula cuánto dinero necesitas para jubilarte y a qué edad

Una vez vistos todos estos datos, lo primero que puedes hacer es visualizar con cuánto dinero pasivo te «conformarías» para vivir sin trabajar. Todo depende de tu estilo de vida, obviamente, y también, de tu lugar de residencia.

Pregúntate a ti mismo si te mudarías a vivir a un lugar más barato, ya sea a otra ciudad, al campo o, incluso, a otro país. Pregúntate cuánto vale para ti la libertad. ¿Te comprarías un coche a cambio de trabajar más años? Todas estas cosas supondrán un conflicto para ti, pero tendrás que resolverlas de acuerdo a tus valores.

¿Qué es más importante para ti, la libertad o el nivel de vida?

Para mí, la libertad.

Un último consejo para vivir de dividendos

Como habrás visto, esta estrategia está pensada para el largo plazo. No es una forma de vivir sin trabajar de la noche a la mañana, pero es una de las formas más seguras de retiro a una temprana edad (a veces, décadas antes de la edad de jubilación habitual).

Dicho esto, es una estrategia que depende de muchos factores, los cuales dependerán de cada situación. Y si tú eres capaz de moldearlos a tu favor, todo se acelerará. Por ejemplo, conseguir ingresos extra gracias a un nuevo trabajo, un negocio adicional, una habitación que alquiles, etc.

Quizá no me haga falta ni mencionar que tu estilo de vida va a determinar cuánto serás capaz de ahorrar. Y esto se puede traducir en años de adelanto o atraso de tu retiro dorado. Por lo tanto, como ves, es una estrategia que depende de muchas cosas, y espero que tengas la posibilidad y la voluntad necesarias de usarlas a tu favor, si es que tu deseo es sentarte tomando café en una playa tropical mientras observas a tu bola de nieve trabajando para ti.

>